Publicado: 10 de Marzo de 2017

Los vidrios de seguridad son aquellos diseñados para que en caso de se produzca una rotura no presenten peligro potencial de causar heridas graves a las personas que se encuentren a su alrededor.

A esta definición de seguridad se le suele sumar un concepto adicional: el de protección. Este término está más ligado con las propiedades de aquellos vidrios difíciles de ser traspasados por el impacto de personas u objetos (anti efracción, antirrobo o incluso antibalas); que además de tener una composición especial, su instalación debe estar supervisada por un especialista.

Tipos de vidrios de seguridad

De manera general, podemos decir que existen dos tipos de vidrios de seguridad:

Vidrios templados de seguridad – SGG SECURIT

A los vidrios de seguridad templados se les ha proporcionado un tratamiento térmico especial (a este proceso se le denomina “templado”) para aumentar su resistencia mecánica (unas cinco veces superior a la de un vidrio corriente no templado) y al calor. Como ejemplo, un vidrio templado de 8 mm resiste el golpe de una bola de acero de 500 grs desde una altura de 2m.

En caso de rotura, este tipo de vidrios se fragmentan en pequeños trozos, reduciendo la posibilidad de que resulten cortantes y peligrosos.

Vidrios laminados de seguridad – SGG STADIP

Como bien indica su nombre, los vidrios de seguridad laminados se componen de dos o más hojas de vidrio monolítico unidas entre sí mediante una o varias láminas de plástico (PVB: normalmente Butiral de polivinilo).

Al producirse una rotura en el vidrio, los pedazos permanecen adheridos a esta lámina intermedia, sin llegar a desprenderse de ella, evitando así su caída. De este modo, en caso de que se produzca algún tipo de accidente (que alguien se choque con el cristal o que la ventana o puerta sufra un fuerte golpe) el riesgo de que hiera a alguien se reduce en gran medida.

“Gracias a los avances tecnológicos, hoy en día se pueden utilizar vidrios de seguridad combinados con otras prestaciones especiales (vidrios coloreados en masa, lacados, con aislamiento térmico reforzado, con aislamiento acústico, control solar, curvados, etc.)

Qué tipo de vidrio elegir en función de la zona del hogar

La normativa actual en materia de edificación recoge como posibles áreas con riesgo de impacto las siguientes:

  • En puertas: el área comprendida entre el nivel del suelo, una altura de 1,2metros y una anchura igual a la de la puerta más 30cm a cada lado de esta.
  • En pasos fijos: el área comprendida entre el nivel del suelo y una altura de 90cm.

“La gama de cristales CLIMALIT PLUS CON STADIP o SECURIT, nos aporta una seguridad física y una protección perfecta para la tranquilidad de nuestro hogar.”

Las puertas con dobles acristalamientos CLIMALIT PLUS, en principio deben acristalarse con vidrio con rotura segura en el vidrio interior (donde hay posibilidad de impacto); y en el exterior sólo si se trata de un balcón o terraza accesible, o cuando las puertas son practicables batientes y pueden presentar el vidrio exterior hacia el usuario cuando están abiertas más de 90º.

En los vidrios de grandes dimensiones es aconsejable la instalación de vidrios de seguridad laminados STADIP cuando la dimensión de la pieza de vidrio sea igual o mayor a 1 metro.

En instalaciones en altura hay que prever la posible caída del vidrio roto en pedazos sobre las zonas inferiores. Por ello, si existe paso de personas por debajo de los mismos, es aconsejable instalar vidrios de laminados de seguridad STADIP.

Cómo colocar los vidrios de seguridad

Se recomienda colocar el vidrio de seguridad SGG STADIP en la posición que reduzca los riesgos de accidente para el usuario. Es decir, en la cara que tiene más probabilidad de recibir un impacto accidental. Normalmente está será el interior del edificio. Si además existe riesgo de impacto accidental desde el exterior, deberá instalarse vidrios SGG STADIP a ambos lados de la ventana, puerta o acristalamiento.